Que el corazón te palpite a cien por hora. Recuerda que llorar no suprime dolores. Que sueñes pero que no se te olvide volar. Súbete a lo más alto y que si tienes que bajar, baja. Disfruta, pero camina y no te detengas en el camino. Si tropiezas, te levantas, aunque sepas que volverás a tropezarte. Nunca dudes y sobre todo que no se te olvide, que aunque soñar sea gratis, hace falta principalmente una cosa, para soñar primero hay que sonreír. Y sin esto, no puedes cumplir nada de lo anterior y sin sueños la entrada está PROHIBIDA aquí...



viernes, 29 de abril de 2011

Olvidé olvidarte, como antes, como siempre.

Semana Santa. Vacaciones, y no vacaciones sin más. Vacaciones de ti. Vacaciones de mis sonrisas. Días de sonrisas a secas, de porque sí. Y me gustan las vacaciones, y más estas, porque en un mes nos perderemos de vista, y tres meses sin ti. Se que sobreviviré sin ti. Llevo siete meses aguantando, no me preguntes exactamente el que. Pero no es fácil olvidarte, y mira que me lo he propuesto, pero nada, parece algo imposible. Y se que sigues siendo algo importante en mi vida, después de más de un año sigues ahí, como si el tiempo no pasara, como si quisiera recordarme que fue de ti de quién me enamoré y que no debo hacerlo de ningún otro. Y aunque nuestra historia haya seguido escribiéndose aun con ella terminada yo también necesito un descanso, como unos buenos escritores que se quedan sin inspiración y necesitan desconectar, relajarse, viajar, conocer cosas nuevas. Y pido y exijo vacaciones de ti.  Porque yo también quiero vivir, por mi, o por ellos, o por quien sea. Y si te olvido, pido también no volver a verte, porque entonces estás vacaciones no habrán servido para nada y entonces pasaría como en carnavales, en navidad y pequeños puentes, lo de siempre, tan intacto como nunca, tan duro como siempre. Y no veo el momento de que esa vela se haya consumido por completo...




PD: Cuenta atrás, solo me quedan tres días.
Necesito mas, no he desconectado demasiado.
Sigo dependiendo de ti.
Sigues siendo la razón de mi sonrisa.
INÚTIL.


martes, 19 de abril de 2011

La seguridad lleva al fallo, es de ti de quién no debes fiarte. Nunca digas nunca pues aquel nunca puede cambiar tu vida para siempre. O sonreír eternamente o joderla por completo. Se insegura, pero actúa y si te equivocas sigue caminando...

lunes, 18 de abril de 2011

Y sintigo a veces soy feliz...


Pelea de tarta de chocolate, si alguien me viese diría que si me he duchado con la tarta, pero solo puede verme él, el culpable de que estemos los dos manchados de tarta, creía que esto solo ocurría en las películas. Hay un problema, esto es un guión mal escrito, hace mucho tiempo que dejamos de ser unos enamorados, dejamos que el otro ya no fuese el culpable de nuestra felicidad y decidimos caminar cada uno por su lado. Explícame entonces porque esa noche noté tus ojos clavados en mi, como si me mirases de la misma manera que antes, que porque nos pusimos a  recordar el pasado en tu cuarto, dime porque acabamos en toalla en un cuarto de baño, explícame porque no pasó nada y en cambio quería que pasara, dime porque he sonreído como hacía tanto tiempo que no sonreía contigo, dame una sola razón de que sigas siendo la razón de mi sonrisa, de que un día de pronto me odies y otro también, dime que debo hacer para olvidarte sin necesidad de poner en mis ojos una venda, explícame porque tengo celos del aire, que porque tengo celos hasta de la lluvia…








PD: Tengo ganas de ti, mas que nunca. Y no debería.
Hubo un día que dije, no puedo estar aquí siempre.
Hoy en cambio, lo dudo.

domingo, 17 de abril de 2011

Ni yo misma supe terminar esta historia

3 de marzo de 2011

Querido diario:
Ayer mamá me dijo que papá ha muerto en un accidente de coche y que el conductor con el que chocó iba borracho, pero que este hombre salió ileso. Estas cosas hacen preguntarme si de verdad existe alguien ahí arriba, sea quien sea, para cuidarnos y protegernos. Me hace creer que en realidad si que he cometido más errores de los que pensaba, que mi ángel me está haciendo pagar uno a uno mis fallos. Aunque no se si me merezco esto, no creo que mi cuerpo tenga tantas reservas de agua, se me juntan las lágrimas, y si tanto me he equivocado en mi vida creo que con llorar por una sola persona me era suficiente, había captado la idea de que no soy buena. Se han marchado para siempre mis dos chicos, los dueños de mi vida, se ha marchado el hombre que me hizo crecer como persona, aquel que me acompañaba a mis entrenamientos de patinaje, aquel que intentaba castigarme pero que nunca podía, aquel que siempre decía que quien quisiera verme que viniera a casa, aquel que cada vez que se aburría en el trabajo decidía llamarme, aquel que siempre reía, la última sonrisa viva de mi vida se ha marchado y no puedo pedirla que vuelva. Al igual que se fue el dueño de mi corazón los dos se han marchado sin avisar, sin pedirles si quiera si quería que se marcharan, y sin poder decirles que estén donde estén seguiré echándoles de menos. Creo que hoy toca ir al acantilado, allí donde siempre me he despejado, mi rincón secreto, otro de nuestros rincones secretos, donde siempre me decía que no me acercara que tenía miedo de que me cayese y que si me iba de su lado de esa manera el moriría, como si creyese que repente la marea iba a subir y me arrastraría hasta al fondo, nunca se fiaba de mi, no me creía siempre que le decía que no quería marcharme de su lado. Y eso voy a hacer hoy, voy a dejar que sea el propio acantilado quien acabe con mi vida, no esperaré a que suba la marea, no hay tiempo para esperar porque mi vida no tiene sentido si la única sonrisa iluminada que me quedaba en vida  también ha decidido abandonarme, yo me voy con ellos. Se que no debería hacerle esto a mamá, pero mi corazón no puede más, quiero volar, desaparecer, dejaré que sea el viento quien me lleve donde quiera, porque se que al menos sin vida dejaré de llorar y que no necesitaré treinta segundos para salir a flote porque se me ha olvidado nadar y no hay un salvavidas que llegue cuarenta metros desde arriba al fondo del acantilado. Fíjate, en marzo comenzó todo y hoy después de una larga historia escrita decido irme, quizás el duro invierno a podido conmigo. Moriré al menos por quien más he querido en esta vida, por mis dos hombres, no me deis las gracias pues seré una vida menos por la que preocuparse

PD: Se que no puedo decir adiós cuando ni siquiera me he marchado. Y si mañana vuelvo, no tuve la fuerza de voluntad de acabar con mi vida porque se que al menos mamá me necesita en este mundo…

miércoles, 13 de abril de 2011

Y de pronto un día suelta tu mano

27 de febrero 2011

Querido diario:
Una semana sin escribir. Bueno al menos no han sido veinte sin dejar una de mis muchas huellas por aquí. Tengo una buena noticia, he roto mi rutina, se que no soy la misma de antes, no soy aquella chica que siempre decía que la rutina mataba nuestra vida poco a poco, que la destruía, bueno si sirve de algo sigo con esa idea en la cabeza, pero cuando te estás hundiendo y no tienes a nadie que utilice un salvavidas para salvarte es difícil seguir nadando, es como quedarse sin aire, como si solo tuvieses treinta segundos para salvar tu vida en los que veinte intentas salir a flote y diez te preguntas si de verdad vale la pena seguir intentándolo, porque quien sabe si igual es mejor lo que te espera que lo que te está esperando en tierra. Pero a lo que iba, he conseguido salir de casa, pero a donde he ido igual no te gusta tanto. He ido al muelle, allí donde compartí demasiadas sonrisas, donde hice promesas incumplidas, donde pedí deseos imposibles, donde soñé lo inalcanzable, pero donde sin lugar a dudas aprendí el significado de la palabra amor. He comprobado que ahí sigue escrito en el tercer tablón empezando por el final la palabra te amo. Un año ha pasado desde que lo escribió solamente para mi y no se ha borrado, al menos hay algo que sobrevive a nuestra historia rota. A veces me olvido del paso del tiempo, ni te imaginas cuantas horas he pasado allí sentada, sumergida en mis pensamientos, mirando a lo lejos siempre la misma línea horizontal, como si me evadiera del mundo, como si por tener el culo ahí quieto me hiciese sentirte otra vez. El tiempo corre, se que cada persona tenemos un reloj de arena que tarda varios años en acabarse, como si eso fuese nuestra vida, pues creo que mi reloj de arena se ha quedado estancado, que no sigue el mismo curso como le suceden a las demás personas. No me preguntes porque decido venir hasta aquí, tal vez sea el único lugar en el que recuerde el olor de su cuello, tal vez aquí sepa exactamente como eran sus manos recorriendo mi tripa, tal vez aquí sienta el calor de sus labios rozando mi oreja, tal vez aquí nunca tenga frío porque fue aquí donde prometió que siempre me abrazaría cuando tuviese frio. Pero por mi bien decidí guardar mis recuerdos en una cajita, vine hasta aquí para enterrarlos hace seis días y aún así sigo recordando día a día que en algún momento lo fui todo en su vida y que por suerte eso no podrá cambiar nunca. ¿Y sabes porque he seguido yendo allí? Porque me gusta machacarme, me gusta saber que fui una estúpida por haber aprendido a querer a alguien para que de pronto se marche de tu lado, me gusta que cada lágrima derramada sea como un día menos de vida, adoro que todas las palabras que nos dijimos se las lleve el viento, como si así nunca se hubiesen dicho. Me gusta creer que todo esto es un sueño, como si en realidad no nos hubiésemos querido nunca. Pero la realidad es muy distinta, he sufrido casi tanto tu ausencia que a veces creía morir por lo que me he odiado por dejarle que un día sus labios me susurrasen un te amo. Pero en cambio lo que más odio es despertarme todas las mañanas con el mismo sueño, donde el está aquí, en el muelle, en el tablón tercero, situado justamente encima de las letras que escribió únicamente para mi, repitiendo continuamente la misma frase ‘Perdóname, me equivoqué al abandonarte, yo también te he echado de menos…’


PD: “Lo difícil no es olvidar, sino recordar sin que te duela”. Pues yo quiero dejar de recordar, hay cicatrices que se reabren continuamente y a mi no me gusta…

martes, 12 de abril de 2011

Díficil caminar sin ti...

20 de febrero 2011
Querido diario:
Veinte días llevo recorriendo este camino, no quiero decir que no le haya recorrido más veces, quería decir que ahora camino sola, por mi cuenta, solitaria. Durante veinte días sigo sin encontrar la verdadera razón de porque no sigues a mi lado paseando como hicimos los trescientos treinta y tres días anteriores, o tal vez no quiera saber porque decidiste abandonarme, de porque elegiste soltarme la mano. He avanzado ochocientos veinticuatro pasos, estoy frente a mi casa, porque ha dejado de ser nuestra. Y hoy, precisamente hoy llueve. Al menos el tiempo es solidario conmigo. Ni para él es difícil adivinar que en cuanto cruce la puerta acabaré tumbada en el sofá, pero que antes cogeré mi helado de vainilla y mientras lo saboree puede que deje caer alguna que otra lágrima recorrer mi rostro. Veinte días haciendo la misma rutina, o igual hoy es un día diferente, quien sabe si igual me da por cambiar y decido preguntar al tiempo que porque hoy está triste, que porque él también está dejando lágrimas mojadas en mi ventana, y si al final lo medito bien le diré que deje de llorar, que ha formado enormes charcos en la carretera y que a consecuencia de eso me han mojado tres coches, o al menos eso creo, ni siquiera tengo ganas de recordar cuantos fueron, sigo encerrada en mi burbuja. Y si no quiere hacerme caso le diré que no es para mi, que me alegro de que llueva, es una buena excusa para no salir de casa. Pero que hay un montón de parejas, felices enamorados, que desean dar un tierno paseo hasta el muelle, acompañados de un brillante día soleado. Al menos ellos tienen ganas de vivir, o tienen una razón por la que vivir. No me queda nada, no tengo a nadie a mi lado nada más despertarme, nadie que me lleve el desayuno a la cama, no tengo a nadie que me diga todas las noches que me quiere  y ni siquiera tengo a nadie que me abrigue cuando tenga frío. No tengo a nadie a quien decirle que me gusta su colonia, pero que más su desodorante. No tengo nadie con quien echar una carrera a pocos metros de la playa, para luego revolcarnos y terminar llenos de arena. No tengo a nadie que me sorprenda en medio de un atardecer con un ramo de flores. No tengo a nadie que me acompañe al acantilado, ni al muelle y mucho menos a la cueva secreta. No tengo a nadie que cuente los pasos que hay de nuestra casa a nuestro rincón secreto, ni que me abrace y mucho menos que me bese y que entre beso y beso me recuerde que somos algo cursis y empalagosos. Pero creo que el problema no es que no tenga a nadie, porque se que por muchos labios bonitos que encuentre por ahí de vez en cuando seguiré echando de menos los tuyos. Es más creo que voy a echar de menos estar enamorada, pero no de cualquiera, voy a echar de menos estar enamorada de ti.
¡Maldita sea! Otra vez me han dado las once, ya he llorado bastante por hoy, seguramente me queden algunas lágrimas más, procurare no pensar mucho, cosa que dudo, si que intentaré no dormirme otra vez a las cuatro, que por fin me rinda el sueño de una vez y que no me despierte porque mi almohada está empapada.
Prometo volver a escribir pronto, se que te abandono últimamente con frecuencia, pero fíjate que a pesar de que mi vida sea el papel no tengo ganas de deslizar el bolígrafo en esta hoja en blanco, pero, hoy lo he hecho, no deberías quejarte mucho. Ni siquiera te lo permito.


PD: ¿Veinte días llorando es demasiado verdad? A mi me parecen los días eternos, que sentirá un vampiro al ver que su vida continúa mientras nosotros inmortales morimos poco a poco…

(Me he presentado a un concurso de literatura en el instituto, lo he dividido en tres partes, y esta es la primera, haber que tal...)

sábado, 9 de abril de 2011

Dicen que enamorarse es de idiotas

No voy a mentir, yo tampoco echo de menos tener a alguien a mi lado, no sabeis lo bien que se vive sola. Sin dar ningún tipo de explicación de lo que haces o dejas de hacer y porque no, quien dijo que probar labios fuese tan... tan... ¿simple? O al menos es que hasta ahora no encontrado unos indicados, unos que me digan, hasta aquí he llegado, voy a parar de vivir, de vivir historias de una noche, que me aburre cambiar el sabor de unos labios, que ahora solamente quiere el tuyo.
Hasta entonces seguiré con lo mismo... prohibidísimo decir 'te quiero'.

PD: Al menos de momento...

martes, 5 de abril de 2011

¿Dónde están las penas que solo eran penas para los demás?


Es hora de cambiar, de dejarlo todo de lado, de reir, de ser la de siempre pero renovada. Vale, no seré la de siempre, he cambiado, para bien o para mal, pero he cambiado. O al menos eso tengo pensado, esa canción que he vuelto a escuchar en mi ipod me ha dicho que es hora de cambios  "Maldito abril, solo viene a recordarte, que ya no eres feliz..."


Y quiero ser feliz, aunque vaya dejando trocitos de mi vida de antes por el camino "¿Dónde están los buenos amigos que nunca se iban a ir?" Y este es el error, que usamos los para siempre para estancarnos en el nunca, todos nos marchamos, quizás me voy demasiado pronto, pero después de más que algún que otro error es hora de marcharme, o es que tampoco soy tan buena amiga que ni siquiera me marcho y sigo aquí, como nunca lo he estado.


PD: Reeplay "Maldito abril, solo viene a recordarte,
que ya no eres feliz...

domingo, 3 de abril de 2011

La primera broma de la vida es tener algo serio

Más sano habría sido el dolor si se hubiese ido temprano y no coger el cariño necesario para olvidar ese puto daño. No puedes lavarte las manos después de tanto dolor causado, olvídalo y sigue caminando. Enamorarse es el fallo, el amor no es para los sabios. Por un amor vivido échalo al olvido y mira por tu familia, a falta de caricias, REINICIA TU CORAZÓN.



PD: Reiniciando...

sábado, 2 de abril de 2011